jueves, 13 de abril de 2017

Rockrítico Hall of Fame: 1



Jorge: ¡Buenos días a todes, lectores míes! Y a todas y todos. Y eso. Que estáis aquí, honrando con vuestra presencia… (redoble de tambores) ¡el primer Hall of Fame de Rockrítico, consagrado a artistas serios, y bien, y esas cosas! Solo quiero informar de que el nombre de este archivo en que trabajamos es “rherngferf”, porque nos tomamos muy a pecho nuestro trabajo, y ya cedo la palabra al único, el ínclito, el inigualable, el-que-no-me-ha-amenazado-para-decir-esto: ¡Quixote!

Quixote: ¡Aquí estoy yo! El mejor crítico musical del multiverso, con permiso del gran, inconmensurable, prácticamente inmaculado Jorge. Pero como dijo el Señor Lobo, “¿Miércoles ya? Que pronto se pasan las semanas”. Y como pasa tan rápido el tiempo, este año ya ha visto elegidos a los nuevos miembros del Salón de la Fama de Cleveland, entre los que se incluyen Yes, Journey, y no sé quién más porque es BASURA.

Jorge: Tu actitud pasiva-agresiva no nos va a ser de ninguna ayuda. O sí, qué demonios, esto es un blog elitista de crítica musical, o algo de eso, así que igual sí. Bueno, cuéntales a esta gente el sistema de selección antes de lanzar la lista.

Quixote: En esta primera entrega, sólo Jorge y yo fuimos los responsables de la selección, porque Adri se fue a emborracharse o algo. El caso es que tomamos los cien primeros clasificados de la página web AcclaimedMusic.net, en la que se tienen en cuenta listas de los magazines musicales más rimbombantes del planeta. Uno podría pensar que podría usarse esa lista directamente, pero nada más lejos de la realidad: es nuestra labor humana la que hace posible que este Hall of Fame sea completamente inmune a todo tipo de fallos. El caso es que a partir de esos cien, Jorge y yo escogimos cada uno a los quince que más merecedores nos parecían del halago máximo que supone su inclusión en el Salón. Aquellos en los que ambos coincidíamos, iban derechitos al HoF, sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar los 20000 dólares del Monopoly. Para los que existía una diferencia de opiniones, se realizaba una eliminación por turnos en la que ambos íbamos quitando uno de la lista (generalmente uno que había elegido el otro, pero no necesariamente) hasta quedarnos con exactamente diez.

Jorge: No lo habría explicado mejor. En un primer momento, coincidimos en 6 artistas, con lo cual, para seleccionar a los responsables, tuvimos que eliminar a… 14 personas, si las cuentas no me fallan. No me siento orgulloso de reconocer que la culpa de que no haya mujeres en la primera tanda es enteramente mía, al eliminar a la única artista nominada. Pero voy a aprovechar para insultar a Adri por sabotear mis intentos de suplir esa carencia en la segunda ronda. ¿Vamos con la lista ya, pues?

Quixote: Tus cálculos son correctos. Es el momento por tanto de ir a la lista, sin un orden explícito.

Jorge: Go, Johnny, GO!


THE BEACH BOYS


Quixote: Yo mismo, venga. Los chicos más playeros de los sesenta, nada menos. Sus orígenes californianos fueron el himno del verano ocioso de los jóvenes americanos, con sus chicas y sus coches y sus tablas de surf. Luego ya llegaron las drogas y mejoró su calidad musical, al mismo tiempo que empeoró la salud mental de Brian Wilson. Sus obras maestras les convirtieron en algo así como los únicos rivales creativos de los Beatles. El ocaso de su carrera fue apocalíptico, llegando más bajo que ninguno de los artistas a los que incluiremos aquí, pero sus puntos álgidos fueron tan maravillosos que consideramos que son justamente miembros de la primera camada de miembros del Salón de la Fama.

Jorge: Como sucederá con muchos artistas de la lista, no tengo demasiado que añadir a lo que diga Quixote. En este caso, dos palabras: Pet Sounds. Esa rivalidad creativa con los Beatles les llevó a lanzar el que para mí (y entiendo que no solo) es uno de los mejores discos de los 60, lo que unido a su popularidad e influencia en aquellos años, creo justifica su inclusión.

Jorge recomienda: "Wouldn't It Be Nice"
Quixote recomienda: "Don't Worry Baby"


BOB DYLAN


Jorge: Bob Dylan es un señor al que para empezar quiero reconocer que cogí algo de tirria por sus directos en últimos años y cosas raras que hacía con otros artistas versionando sus discos. Dicho eso, no creo que exista una sola figura en la escena de cantautores con un recorrido tan internacionalmente reconocido (Premio Nobel de Literatura incluido) y presente en el imaginario popular como el suyo. Desde el Freewheelin’ Bob Dylan hasta… yo que sé, el Blood on the Tracks, el Blonde on Blonde o el Highway ‘61 Revisited, pasando por muchas cosas, su discografía está llena de joyas del género folk. También se ganó odios por experimentar con la inclusión de instrumentos eléctricos en el género, y eso es algo a elogiar siempre. Y suena mucho en pelis, o algo.

Quixote: El de Duluth lleva décadas siendo un rebelde, a veces por voluntad propia y a veces no, pero su figura de profeta le ha convertido en el mayor icono vivo de la música popular. Sus letras ácidas han inspirado a varias generaciones de músicos a intentar ser un poco más inteligentes a la hora de escribir canciones, lo cual en ocasiones ha dado bastante malos resultados, pero poca culpa tiene Dylan. El caso es que nadie gana a Bob a ser mítico, con discos esenciales en casi todas las décadas desde 1960. Por muchas conversiones al cristianismo y triples discos de versiones de Sinatra que haga, siempre será una leyenda.

Jorge recomienda: "Mr. Tambourine Man"
Quixote recomienda: "Tangled Up In Blue"

BRUCE SPRINGSTEEN


Quixote: El “Boss” se ha ganado el estatus de hombre más trabajador del rock, con conciertos y giras interminables y discos siempre decentes. Portavoz de la clase obrera desde los inicios, sus canciones están llenas de vivas imágenes de adolescentes furtivos y dramas de la madurez, añadiendo una muy necesaria humanidad al rock guitarrero de toda la vida. Tan heredero de la canción protesta como Dylan, ha conseguido ganarse a un público más amplio con su cercanía y su facilidad a la hora de adaptarse a los tiempos. ¿Que los ochenta piden baterías electrónicas y tecladillos? Allá va Born in the U.S.A. ¿América necesita reevaluarse a si misma después del 11-S? The Rising. Una de las personas que más se ha sabido acomodar a lo que pedía el público sin comprometer sus propios ideales.

Jorge: Esto último, que creo es uno de los grandes valores del Boss, se puede ver a la perfección echando un vistazo a sus últimos trabajos: Wrecking Ball, en 2012, suponía al mismo tiempo una concesión a un público que trataba bien discos influenciados por la recesión económica, a sus ideales obreros, y al sonido que trabajara en Born to run y similares. Crudo, rasgado, con un sonido muy característico, ha sabido también quedarse en la mente de todos en temas que muchas veces no le asociamos (como, en mi caso, “Sad Eyes” o “Hungry Heart”), a pesar de ser alguno de sus exitazos. También escribió cosas chulas con Patti Smith, y eso es otro punto a favor.

Jorge recomienda: "The River"
Quixote recomienda: "Thunder Road"

DAVID BOWIE


Jorge: El señor Ziggy Stardust. Starman. El hombre que vendió el mundo. No sé ni qué decir de él, porque todavía sigo procesando que muriera el pasado año. Pocas veces la muerte de un artista me ha afectado tanto (Terry Pratchett podría ser un caso), y es que Bowie me acompaña desde que en mi casa hacían sonar Ziggy Stardust and the Spiders From Mars siendo un crío. Luego me pusieron Dentro del laberinto y el círculo se empezó a retroalimentar. Ecléctico (adjetivo que la lógica me indica inventaron para definirle), extravagante, íntimo, MUY polifacético, con una genial capacidad para ponerse en la piel de personajes, creando una estética propia en cada uno de ellos, y dejando para el recuerdo discos y canciones que ahora están reviviendo (si es que alguna vez murieron un poco, que es discutible) con fuerza. Su obra última, teñida de esa agonía moribunda, es igual de recomendable que sus primeros trabajos de sonido más espacial, o su época alegre y fiestera en los 80. Además, el otro día le vi en una foto en la Plaza Roja de Moscú en 1976, con Iggy Pop, y me enamoré un poco más todavía.


Quixote: Bowie tiene que ser uno de los artistas más eclécticos del pop, comenzando como cantautor rarito y pasando por alienígena glam, adicto a la cocaína, cantante de soul blanco, robot antropomórfico o voz de ultratumba. Su creatividad sin límites lo convirtió en el rey de la música como arte, un verdadero camaleón capaz de abordar cualquier estilo sin costuras, y casi siempre con la reverencia de crítica y público. Inventó él solito media docena de géneros y convirtió su propia muerte en su obra definitiva. No se puede llegar mucho más alto.

Jorge recomienda: "Space Oddity"
Quixote recomienda: "Ashes to Ashes"

MICHAEL JACKSON


Quixote: La corona de rey del pop no le queda grande a uno de los grandes portentos interpretativos del siglo XX. Tras escapar de las garras de su padre ya como una superestrella en miniatura, supo conciliar la música negra y blanca como nadie la había hecho ni lo hará. La revolución cultural que supuso Jacko, la mayor figura en solitario de la música comercial, le granjeó incontables discos de platino, incluyendo el mayor superventas de todos los tiempos, Thriller. Su lenta decadencia y escándalos mediáticos empañaron su carrera, pero como titán del pop, el pedestal de Jacko no va a ser derribado jamás.

Jorge: siempre he pensado que en Rockrítico hemos condenado involuntariamente a Michael a un cierto ostracismo que no se merece. Esa cierta decadencia de los últimos años, unida a composiciones que, sin ser malas, palidecían frente a obras maestras como Thriller, Dangerous o Bad, hizo que el ostracismo fuera generalizado un poco hasta su muerte en 2009, donde renació con fuerza gracias a This is it. Músico, bailarín, compositor y en general, artífice de construir la forma definitiva del pop, con influencia de numerosos estilos, durante un buen número de años. Participó de la conversión del videoclip en un arte en sí mismo, e incluso sus no tan acertadas apariciones en cine (“Smooth Criminal” aparte) son el reflejo de toda una época. Gran voz, y mejor per… Ejem. Artista.

Jorge recomienda: "Dirty Diana"
Quixote recomienda: "Don't Stop 'Til You Get Enough"

THE BEATLES


Jorge: El primero motivo por el que los cuatro de Liverpool están en esta lista es que si no estuvieran desde el minuto cero, el Hall of Fame no tendría la menor credibilidad. El segundo es que estamos ante el grupo que sin tener los datos exactos delante me atrevo a afirmar es el más popular entre público y crítica, en términos generales, de la música del siglo XX. A pesar de una carrera bastante breve, especialmente comparada con la de otros artistas de por aquí, los Beatles se hicieron dueños de los 60 con una serie de discos magistrales que aún 30 años más tarde fueron el pilar básico del britpop, y siguen influenciando hoy, 50 años más tarde. Llevaron el fenómeno fan a cotas insospechadas y fueron más famosos que Jesús. No sé qué más se puede pedir.

Quixote: Los Beatles trasladaron el núcleo del pop mundial a Gran Bretaña, conquistando territorios en sus giras como Alejandro Magno y Napoleón juntos. Son el mayor fenómeno musical, y quizá cultural, del siglo XX, así que su ausencia en esta lista sería poco menos que criminal. Considerarlos una boy band especialmente talentosa es casi insultante, pues son los cuatro individuos con más importancia en la evolución del pop. En lo estrictamente musical, casi todas sus canciones son exquisitas, frescas, con mayor personalidad en tres minutos que todo el trabajo de muchos grupos. Sus melodías desafiaban toda convención creando nuevo terreno fértil a base de machetazos, y al mismo tiempo siendo tan inmortales como las fugas de Bach o las sinfonías de Beethoven. Se podría incluso añadir a este Salón a cada uno de los miembros en solitario, pues todos ellos eran absolutamente fundamentales. Los Beatles son la mejor banda de pop de todos los tiempos, y todos los rivales están bastante lejos.

Jorge recomienda: "Eleanor Rigby"
Quixote recomienda: "Tomorrow Never Knows"

JIMI HENDRIX


Quixote: Hendrix era un showman, un brujo capaz de crear magia con su Fender Stratocaster. Su innegable talento fue apoyado por la gran habilidad de sus compañeros en la Experience, Noel Redding y Mitch Mitchell, y también por una producción novedosa en el estudio, unas mezclas que hacían sonar cada nota de su guitarra como una explosión nuclear, con efectos ensordecedores. Sus canciones encapsularon la psicodelia más claustrofóbica, y sus conciertos en directo convirtieron a Hendrix en una destructiva supernova que se atrevía con todo, desde el himno americano a versiones de Dylan. Un guitarrista de otro planeta, sí, pero mucho más que eso.

Jorge: Estoy meditando sobre qué decir de Hendrix que no repita lo que Quixote ya ha mentado o mencione tocar guitarras en llamas con los dientes, y poco se me ocurre, así que contaré una anécdota. Mi primer día como universitario, hace ya… demasiado, yo llevaba una preciosa camiseta de Hendrix. Dos chavales con pinta melenuda se me acercaron, uno de ellos con una camiseta de Rammstein, y el otro con una sonrisa dicharachera. Este último me comentó algo así como que su dios se había hecho camiseta. Los melenudos inútiles en cuestión eran nuestros compañeros de blogs Salva (el que habló) y Adri (el de Rammstein, como no). Lo más bonito de dicha historia es que es cierta. Y por eso, y por todo lo que ha comentado Quixote, Hendrix, su neblina morada, su atalaya y su recuerdo merecen estar por aquí.

Jorge recomienda: "All Along the Watchtower"
Quixote recomienda: "Foxey Lady"

THE ROLLING STONES


Jorge: Podemos decir muchas cosas de los Stones, y ninguna que probablemente no dijeran ya Scorsese o cualquier fan en los miles de debates estériles sobre si llamarles “los Rolling” o “los Stones”. Los chicos malos sobre el escenario que enfrentaban a los Beatles con su rebeldía han construido una longeva carrera a base de… Bueno, digamos que su música no es lo único que les hace incombustibles. Marcados muy pronto en su trayectoria por la trágica muerte de Brian Jones, supieron crear un sonido inconfundible de influencia americana que les ha acompañado con tanta persistencia como las bromas sobre su última (ya esta vez de verdad, que sí, en serio) gira. Y uno de ellos se cayó de un cocotero, cuentan las malas lenguas y la prensa. How cool is that (Pista: mucho más cool que la revista con que comparten nombre).

Quixote: Los Rolling Stones son más viejos que el mundo a estas alturas, y su abuso de ciertas sustancias como daba a entender Jorge no ha favorecido su apariencia, aunque quizá si su longevidad. Acreedores del rhythm and blues de los sesenta, fueron los chicos malos que con la ayuda de su manager Andrew Loog Oldham fueron los primeros en convertir la mala prensa en su forma de vida. Eran todo oscuridad en sus inicios, pero su objetivo siempre fue mantener vivas las raíces del rock. Como toda carrera larga que se precie, sufrieron sus altibajos, pero fueron capaces hasta del milagro que supone aunar disco y rock y que no salga una monstruosidad. Solo por eso se merecen un hueco aquí.

Jorge recomienda: "Paint It, Black"
Quixote recomienda: "Tumbling Dice"

JOHNNY CASH


Quixote: Muchos chicos malos en el Hall of Fame, pero hombre de negro solo hay uno. Fue la voz del forajido, un estereotipo country que tuvo a Cash como su más distinguido exponente. Su mito creció con sus ocasionales visitas a prisiones, como demuestran sus directos en San Quentin y Folsom, que a menudo inspiraban sus mejores temas. En su vejez su carrera fue resucitada por Rick Rubin y un montón de colegas: su voz curtida por los años y la vida malsana daba sentido a canciones de generaciones posteriores, tendiendo un puente inquebrantable entre el Tennessee más agreste y la Generación X. Pocas cosas más raras se han visto.

Jorge: Ese puente tomó también la forma, en la propia carrera de Cash, de una etapa de transición, con menor popularidad y la compañía inquebrantable de Willie Nelson. Sin embargo, a grandes rasgos podemos dividir su carrera en esas dos grandes etapas, en las que otras dos figuras definen de manera inseparable su figura musical: la country, con la compañía de su luego pareja sentimental June Carter; y la del cantautor destrozado, a la que dio forma Rick Rubin en la serie de los American Recordings. Oscuro, abatido, íntimo y poco políticamente correcto, Cash es, con permiso de Townes Van Zandt, el cantautor country más importante de la música del siglo XX y, básicamente, la voz de los Estados Unidos de América.

Jorge recomienda: "Bridge Over Troubled Water"
Quixote recomienda: "I Walk the Line"


BOB MARLEY


Jorge: Recientemente descubrí gracias a un artículo de Quixote que el Legend de Marley (uno de los tres únicos recopilatorios que recomiendo para empezar a descubrir un artista, siendo los otros dos, casualmente, el Greatest Hits de Springsteen y el Essential de Dylan) sigue ocupando puestos en el top 50 de Billboard aún hoy en día. La voz de Marley y su sonido relajado son probablemente el emisario cultural más importante del movimiento reggae, junto con las rastas y esos gorros rastafari tan bonitos. Convertido en icono por una generación de consumidores de marihuana, su música va muchísimo más allá de ese valor superficial, y es todo un himno a la cultura jamaicana y las raíces de su tierra, entremezcladas con el sonido del rock de los 70. A pesar del buen rollo que destila, también en composiciones más desgarradas se lucía, y su influencia quizá solo sea comparable a la numerosa descendencia, buena parte de ella continuando en el negocio familiar, que dejó en el mundo. Y a pesar de haber dicho que su música iba más allá de las drogas, me gustaría reseñar que en su autobiografía, Ozzy Osbourne comentaba que el día que conoció a Bob Marley le vio fumando el porro más grande que había visto en su vida. Asombrar a Ozzy con un porro: otro logro para la carrera de Marley.

Quixote: El reggae es un poco como la religión, en el sentido de que su mayor problema son sus seguidores. No los verdaderos rastafaris, claro, si no los que creen que la única doctrina del reggae es la de un porro por la mañana y otro por la tarde. Bob Marley es la cara del reggae, la que vemos estampada en camisetas de gente que no entiende nada, y esa es una de mis reticencias. La otra es que su música está lejos de ser la música de la verdadera Jamaica: no llegó al éxito por azares del destino si no por unas maniobras publicitarias bastante bien llevadas a cabo. Dicho esto, su posición de primera estrella del pop del tercer mundo es innegable, y por supuesto dio a conocer un estilo de música que pronto sería ubicuo. Su filosofía pacifista y de libertad sigue siendo relevante en nuestros días, bastante más que las rastas que me llevan algunos. Pero no quiero hablar más de los fans de Ska-P: Marley y sus Wailers convirtieron a una pequeña isla del Caribe en un epicentro cultural, y ese seísmo sigue produciendo réplicas hasta nuestros días.

Jorge recomienda: "Three Little Birds"
Quixote recomienda: "Is This Love"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...